La dermatitis atópica canina

Actualizado: ene 5

La dermatitis atópica canina (DAC), es una tendencia genéticamente predispuesta a desarrollar alergia mediada por IgE a alérgenos ambientales y/o alimentarios, es una enfermedad que no tiene cura, por lo tanto estos pacientes serán atópico por el resto de su vida.


El diagnóstico de la dermatitis atópica canina se basa en el cumplimiento de los criterios clínicos y el descarte de otras posibles causas con signos clínicos similares. No hay examen alguno para identificar esta patología, por eso es tan importante seguir cada paso de lo indicado y seguir los controles médicos. Muchas de las alergias no vienen solas, del total de pacientes alérgicos, el 1-3 % de los casos tienen Reacciones adversas alimentarias únicamente, que son los casos menos frecuentes. El 30% tiene alergia alimentaria y ambiental, y el 67-69 % de los pacientes tienen alergias a alérgenos ambientales, por eso es tan importante el diagnóstico correcto y preciso. cabe mencionar que las pulgas entran como alérgenos ambientales y son la causa número uno de picazón excesiva en los perros.


No hay tratamiento para eliminar esta patología crónica, solamente podemos anteponernos a los brotes de alergia, ser proactivos ante esta enfermedad tratando de mantener una barrera cutánea sin daño y libre de agentes alergénicos. Estos pacientes no nacen alérgicos, pero tienen una predisposición a serlo, durante toda su vida se van sensibilizando. Los componentes ambientales más comunes que generan alergia son el polen de pastos, plantas, árboles, mohos y ácaros del polvo. Normalmente se diagnostica entre los 6 meses a los 3 años. La mayoría de los perros alérgicos cursan también con otitis externas, en la cual están presente en el 50% de los perros con dermatitis atópica y en el 10% de los casos es el único signo clínico de la misma.


Las alergias alimentarias (reacciones adversas alimentarias) se presentan a cualquier edad y las mascotas además de problemas en la piel, pueden presentar problemas gástricos asociados como gases, incremento de ruidos intestinales, eructos, vómitos y diarrea, aunque no son excluyentes.


En pacientes con alergia, cada componente alergénico va sumando, como bacterias, levaduras, ácaros, pulgas, pólenes etc. y estos al superar el umbral de prurito desatan los signos clínicos de una alergia, por lo tanto, el uso de antipulgas sea oral o cutáneo es para siempre además del control ambiental, y no olvidar también desparasitar a todas las mascotas del hogar. No basta controlar las pulgas que tienen en un comienzo ya que en la mayoría de los pacientes atópicos también son alérgicos a la picadura de pulgas, y basta sólo una pulga para desencadenar un cuadro alérgico.


Si llegamos a la conclusión que el problema es la atopia debemos ayudar a hidratar y mejorar la piel con productos especiales y además evitar la contaminación secundaria con agentes alergénicos.


Hay pocos tratamientos para la dermatitis atópica canina, y no hay un protocolo específico para todos los pacientes, ya que todos los pacientes son distintos sin embargo el tratamiento se deben escoger acorde a la realidad de los tutores y en base a la respuesta al tratamiento. Uno de los tratamientos más comunes son los corticoides los cuales se deben utilizar cuidadosamente. Los efectos adversos de los corticoides son hiperelasticidad cutánea, comedones, pacientes con abdomen prominente por la redistribución de grasa, poliuria y polidipsia, calcinosis cutis entre otros signos clínico. Por lo tanto, en estos casos en donde usemos corticoides u otra medicación de mantención en forma crónica es importante monitorearlos cada 3 o 6 meses con exámenes de sangre como perfil bioquímico hemograma urocultivo y urianálisis. También existen otras alternativas para una terapia de mantención, a medida del tiempo en que se va conociendo como es la alergia del paciente, se evalúa que tipo de medicación de mantención se dará si es que lo necesita. Para los otros fármacos también se recomienda realizar exámenes de sangre de forma preventiva.


Otro tratamiento es la champuterapia, la cual consiste en bañar muy seguido a los pacientes para eliminar los alérgenos en la piel.. En el último tiempo hemos tenido mayores casos de resistencia a los antibióticos por eso es importante no usarlos cuando se pueden usar baños antisépticos. En infecciones complejas debe ser diario, y con una exposición de 10 minutos desde la cabeza a la cola, en caso de pacientes que les irrite el champú debe diluirse y se debe enjuagar bien al paciente para que no queden residuos y genere más alergia. Además, los baños deben ser con agua tibia-fría y se debe secar con varias toallas, si es invierno poner calefacción evitando accidentes y al final usar el secador en modo frio. Algo importante es realizar los baños a favor del crecimiento del pelo.


Se recomienda antes de usar algún nuevo producto en piel, hacer un test cutáneo. Se va a poner el producto nuevo en una zona sin pelo como la ingle y se va a esperar 72 horas y se evaluará si existe una reacción alérgica al producto.


El soporte nutricional cuando ya se sabe el diagnóstico es muy importante, y por lo menos tarda 6 semanas en actuar.


Lo más importante es que la terapia debe ser multimodal, se debe controlar el umbral del prurito, prevenir las recaídas para evitar cambios crónicos en la piel, el paciente debe estar en constante monitorización y el tutor debe entender a la perfección está enfermedad, la cual es crónica y no tiene cura.




82 vistas0 comentarios